“Operación con registros en varios ayuntamientos por la gestión irregular de las multas y gestión del tráfico”

La Policía ha llevado a cabo una nueva macrooperación contra la corrupción a la que ha bautizado con el nombre de operación Enredadera en poblaciones de tres zonas: Madrid, Cataluña y León. La trama, en la que están implicados empresarios, alcaldes y hasta policías locales, adjudicaba contratos administrativos a la empresa Aplicaciones Gespol para colocar semáforos a cambio de comisiones y manipulaba los datos de tráfico y siniestralidad para justificar la colocación de radares donde no hacían falta, con finalidad puramente recaudatoria.

– Seguir leyendo: http://www.elmundo.es/espana/2018/07/03/5b3b1565e2704eb15d8b45aa.html

Leave a Reply