TARCCyL. Resolución 30/2017: contrato de suministro. Solvencia técnica: certificación acreditativa de la calidad

Resolución 30/2017, de 11 de mayo

Cuando se exigen certificados acreditativos de la calidad, los órganos de contratación deben reconocer cualquier certificado expedido por organismos conformes a las normas europeas de certificación, aceptando incluso otras pruebas de medias equivalentes de garantía de calidad que presenten los empresarios.

Resolución 30/2017, de 11 de mayo, del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León, por la que se desestima el recurso especial en materia de contratación interpuesto por la empresa Signe S.A. contra la Orden de la Consejería de Educación de 7 de marzo de 2017, por la que se adjudica el contrato de suministro, impresión, personalización y distribución de 100.000 títulos académicos y profesionales de las enseñanzas regladas no universitarias, 8.000 certificados de nivel de idiomas y 400 suplementos europeos al título (SET) de las enseñanzas artísticas superiores de la Comunidad de Castilla y León (expediente NUM001).

La empresa recurrente manifiesta que la empresa adjudicataria aporta unos certificados (ISOS 9001 y 14001) que no cumplen con las características exigidas en el PCAP, así como que tampoco resulta acreditada que la ISO 14928 que presenta esté certificada por un instituto o servicio oficial competente.

Según el TARC de Castilla y León, la exigencia de certificados de calidad que acrediten el cumplimiento de las normas de calidad no debe ser restrictiva, sino más flexible que lo que la recurrente pretende. Cuando en una licitación se exigen certificados acreditativos de la calidad, los órganos de contratación deben reconocer cualquier certificado expedido por organismos conformes a las normas europeas de certificación, aceptando incluso otras pruebas de medios equivalentes de garantía de calidad que se presenten.

En el caso, el certificado correspondiente a la ISO 14998, ha sido emitido por una empresa no acreditada por ningún instituto oficial de competencia reconocida para certificar ningún sistema de gestión, pero a día de hoy no existe ninguna entidad acreditada por ENAC para la realización de las actividades recogidas en la norma ISO 14298 sobre gestión de procesos de seguridad de la impresión, lo que le abre la vía para acreditar su solvencia por otros medios equivalentes de garantía de la calidad.

 “A mayor abundamiento cabe señalar que la exigencia de una determinada certificación de calidad para demostrar la solvencia de una empresa debe constituir una mera alternativa de acreditación, sin que implique la exclusión de la posibilidad de acreditarla por otros medios y tal y como se señala en la cláusula 8.5.1 del PCAP la adjudicataria ha acreditado debidamente la relación de los suministros realizados en los últimos cinco años”.

Por todo lo expuesto el Tribunal considera que procede desestimar el recurso al haber acreditado la adjudicataria su solvencia técnica de acuerdo con lo establecido en la cláusula 8.5.2 del PCAP, el cual no ha sido impugnado.

 – Ver resolución: TARC CyL.Resolución 30-2017.Certificados calidad